¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies. Saber más

Acepto

Cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.. El navegador del usuario memoriza cookies en el disco duro solamente durante la sesión actual ocupando un espacio de memoria mínimo y no perjudicando al ordenador. Las cookies no contienen ninguna clase de información personal específica, y la mayoría de las mismas se borran del disco duro al finalizar la sesión de navegador (las denominadas cookies de sesión).
La mayoría de los navegadores aceptan como estándar a las cookies y, con independencia de las mismas, permiten o impiden en los ajustes de seguridad las cookies temporales o memorizadas.
Sin su expreso consentimiento –mediante la activación de las cookies en su navegador– Carros Golf no enlazará en las cookies los datos memorizados con sus datos personales proporcionados en el momento del registro o la compra.
¿Qué tipos de cookies utiliza esta página web?
Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.
Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serian el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc.
Cookies de análisis: Son aquéllas que bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos.
Cookies publicitarias: Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten gestionar de la forma más eficaz posible la oferta de los espacios publicitarios que hay en la página web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Para ello podemos analizar sus hábitos de navegación en Internet y podemos mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.
Cookies de publicidad comportamental: Son aquéllas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo.
Cookies de terceros: La Web de Carros Golf puede utilizar servicios de terceros que, por cuenta de Carros Golf, recopilaran información con fines estadísticos, de uso del Site por parte del usuario y para la prestacion de otros servicios relacionados con la actividad del Website y otros servicios de Internet.
En particular, este sitio Web utiliza Google Analytics, un servicio analítico de web prestado por Google, Inc. con domicilio en los Estados Unidos con sede central en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, California 94043. Para la prestación de estos servicios, estos utilizan cookies que recopilan la información, incluida la dirección IP del usuario, que será transmitida, tratada y almacenada por Google en los términos fijados en la Web Google.com. Incluyendo la posible transmisión de dicha información a terceros por razones de exigencia legal o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google.
(En este punto la AGPD sugiere incluir cada una de las cookies de terceros utilizadas y los datos de dichos terceros. Por evidentes razones en este modelo sólo se ha incluido la Google en el uso de Analytics por ser la más extendida y común.)
El Usuario acepta expresamente, por la utilización de este Site, el tratamiento de la información recabada en la forma y con los fines anteriormente mencionados. Y asimismo reconoce conocer la posibilidad de rechazar el tratamiento de tales datos o información rechazando el uso de Cookies mediante la selección de la configuración apropiada a tal fin en su navegador. Si bien esta opción de bloqueo de Cookies en su navegador puede no permitirle el uso pleno de todas las funcionalidades del Website.
Puede usted permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador:
Chrome

Explorer

Firefox

Safari

Historia

La Sociedad de Estudios Monásticos (S.E.M.) nació en el año 1962, por iniciativa de varios monjes especialistas en la cultura monástica, con el fin de dar entidad a una actividad que venían desarrollando desde 1958 –la celebración anual de Semanas Monásticas– que tenían un marcado carácter científico, y que llegó a agrupar a especialistas de todo el mundo, tanto monjes, como sacerdotes, religiosos y laicos.

Estas Semanas habían nacido en un momento de proliferación de actividades de este tipo en diferentes especializaciones, lo que dio pie al superior de la comunidad cisterciense de Viaceli (Cantabria) a ponerse en contacto con el abad de Montserrat con el fin de poner en marcha unas semanas de contenido monástico. Éste, animado por la sugerencia, encargó al P. Colombás la organización de la primera Semana, que tuvo lugar en el monasterio de Montserrat, y que continuarían celebrándose con periodicidad anual.

De esta manera, la Sociedad asumió como algo específico la promoción de la investigación monástica y su plasmación en estas Semanas que mantuvieron su periodicidad anual hasta 1968 También entre los objetivos estuvo desde el comienzo el deseo de reavivar el espíritu religioso y el tratar de dar a conocer el ideal monástico.

Un instrumento importante en esos inicios fue la puesta en marcha, en 1963, de la publicación de la revista YERMO, que llevaba como subtítulo el de "Cuadernos de historia y de espiritualidad monásticas". En 1982 dejó de publicarse.

La Sociedad dio muestras de ser una entidad viva y pronto las inquietudes se fueron definiendo con los nuevos aires conciliares. Fruto de esa realidad la Sociedad vislumbró nuevas necesidades y entendió que los planteamientos originales no debían dar lugar a reuniones meramente técnicas o científicas, sino que debían ayudar a hacer una lectura del presente y mirar también, desde la historia, al futuro.

Esta mirada hacia delante quedó plasmada en la Asamblea General de 1964 donde se afirmó que la Sociedad no quedaba reducida a temas históricos del pasado, sino abierta al estudio de los diversos aspectos de la tradición monástica, a la luz de los criterios modernos y de la manera actual de proceder, lo mismo en la Iglesia que en la sociedad civil. De un modo especial se valoró en ese momento la presencia de los seglares, porque ello posibilitaba el estudio de los temas desde puntos de vistas diferentes, interesantes y actuales.

En la Asamblea de 1974 se insistió en esta orientación señalando que se debía dar más cabida, en lo sucesivo, a cuestiones que se planteaba en ese momento la vida monástica. Ello no significaba, y así lo recalcaron, una renuncia al estudio histórico, que consideran, en definitiva, fuente de enseñanza permanente de nuestro comportamiento en las nuevas realidades.

En este empeño de ser un cauce vivo, y de responder a las necesidades del momento, la Asamblea de 1980 aportó un nuevo matiz significativo al afirmar que "en la actualidad es necesario insistir en la espiritualidad, sin que esto dé menoscabo a la historia". Este matiz produjo que a partir de 1984 se diese un auge en la participación de los monasterios femeninos. Inmersos en esa nueva realidad, la Sociedad de Estudios Monásticos trabajaría en lo sucesivo en la búsqueda de ese equilibrio, de manera que en la Asamblea General de socios celebrada en el 2005 se reafirmó el seguir manteniendo esa línea que venía dando cuerpo a la Sociedad y a las Semanas Monásticas, rechazando tanto la opción meramente cientifista, como la meramente espiritual.

A la luz de este proceso es claro el deseo de la Sociedad de Estudios Monásticos de responder, en la actualidad, a los retos del momento, asentada siempre en sus raíces, pero mirando al futuro, para ser capaz de seguir aportando, con los medios a su alcance, a las comunidades, a la iglesia y al mundo, lo que pueden estar pidiendo hoy a la vida monástica, desde la riqueza y matices de su propia peculiaridad.